Refrigeración 3 Minutos

Cómo ahorrar energía con los equipos de refrigeración

La refrigeración es uno de los aspectos más importantes en muchos negocios, principalmente dentro de la industria alimenticia, donde conservar los productos frescos y artículos perecederos es una necesidad diaria.

En la industria del retail, por ejemplo, se calcula que hasta un 50 % de su consumo eléctrico corresponde a la refrigeración y suele ser el gasto más importante en tiendas pequeñas.

Si se trata particularmente de un restaurante, son negocios que utilizan mucha energía para casi todos sus procesos, desde la preparación de alimentos hasta los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado; lo que los hace consumir hasta cinco veces más energía que otros edificios comerciales.

Sin embargo, independientemente del tamaño o el giro, cualquier negocio que tenga refrigeración como componente principal para operar, debe ser eficiente en ello.

Estando informado sobre las nuevas soluciones de eficiencia energética, es posible tomar medidas inteligentes para ahorrar el consumo relacionado con estos equipos. Hacerlo resultará obviamente en una disminución del gasto en general, en la reducción de costos de mantenimiento y en una vida útil más larga de los mismos.  

Además, reducir el consumo de energía no representará únicamente beneficios financieros, sino también ambientales, un aspecto de responsabilidad empresarial que es cada vez más importante cuidar. En ese sentido, significa evitar emisiones contaminantes, incluidos los gases de efecto invernadero.

Ahora bien, ¿cómo lograrlo? Las medidas que tomes pueden tener efectos importantes a largo plazo:

Aprovecha la evolución de los equipos

En primer lugar, porque a medida que los equipos envejecen, es más probable que funcionen de manera ineficiente o se descompongan, haciéndote gastar de más. A veces, reemplazar equipos viejos u obsoletos es la opción más eficiente.  En segundo, porque ya existen nuevos equipos de refrigeradores de alta eficiencia que son capaces de usar hasta un 50 % menos energía que los modelos más antiguos, por lo que invertir en un refrigerador de nueva generación puede dar réditos importantes.

Piensa primero en qué características necesita tu refrigerador, porque algunas de las nuevas características de los equipos pueden ser innecesarias para tu negocio. Los que producen hielo automáticamente y los que tienen dispensadores a través de una puerta pueden aumentar tanto el uso de la energía como el precio del frigorífico.

Teniendo en cuenta exactamente cuáles son los requisitos de refrigeración en términos de cantidades y tipo de producto, las temperaturas de almacenamiento requeridas y la velocidad a la que deben enfriarse los productos, tomarás una mejor decisión de compra. 

También conviene conocer las calificaciones de estrellas de los equipos, pues son una buena medida de la eficiencia energética. Más estrellas pueden significar que el refrigerador o congelador usa menos electricidad para lograr el mismo nivel de rendimiento que modelos similares, así que procura elegir un modelo seis estrellas.

Por último, si te es posible, es una excelente idea invertir en fuentes de energía verde o renovable, como paneles solares, por mencionar un ejemplo.

Toma en serio la importancia de un mantenimiento adecuado

Cuando un equipo se mantiene regularmente es más eficiente y consume menos energía, eso es un hecho así que, si quieres ahorrar, procura hacer inspecciones con regularidad, para asegurarte de que funcionan como deberían; comprueba que no haya fugas de refrigerante, limpia y cambia filtros, bobinas o lo que sea necesario, según el equipo.

Se ha comprobado en análisis financieros que se puede ahorrar hasta en 50 % en gastos relacionados. Es decir, el mantenimiento y el servicio pro-activos, pueden ayudarte a ahorrar tiempo y dinero que de otra manera podrías gastar en reparaciones o averías inesperadas, o en las quejas de los clientes.

Desarrolla buenas prácticas operativas

Hay muchas formas de cuidar la “cadena de frío” en los procesos comerciales, según el tipo de negocio. Por ejemplo, vigilar que los productos se encuentran a la temperatura adecuada antes de guardarlos en los equipos (considerando que muchos están diseñados para mantenerlos en su temperatura, no para enfriarlos), para evitar que los equipos trabajen de más, es una buena práctica.

Usar un temporizador para apagar tu refrigerador a la hora de cerrar y encenderlo unas horas antes de abrir será suficiente para enfriar tus productos y ahorrar energía puede valer la pena en algunos negocios.

Mantener bien organizado el refrigerador o congelador puede evitar que las puertas se mantengan abiertas demasiado tiempo buscando artículos, así que también es un buen hábito. Los artículos usados regularmente se deben colocar al frente y al centro para facilitar la búsqueda.

Finalmente, ya sea que adoptes pequeños tips de mejora o que desarrolles una estrategia energética más amplia para tu negocio, recuerda que estar al tanto de la eficiencia y el rendimiento, es clave para reducir costos y hacer más rentable tu negocio.

Refrigeración Torrey

Categorías relacionadas

Refrigeración

Artículos relacionados

Refrigeración

El ABC de la preservación refrigerada de carne en óptimas condiciones

La conservación de la carne se volvió esencial para el transporte de carne a largas distancias y almacenamiento sin estr...

Refrigeración

El acomodo estratégico de tus productos en tu vitrina de exhibición

Si tu negocio está relacionado con productos refrigerados, el mercadeo debe comenzar en tu vitrina de exhibición de prod...

Refrigeración

Claves para organizar el refrigerador de tu restaurante

Los refrigeradores son como los pulmones de un restaurante y cuando no operan óptimamente al establecimiento le “cuesta”...